La era de los 500

Muchos publicistas y marqueteros, han descifrado el triunfo de Waldo Ríos, como el  haber utilizado un lenguaje sencillo y directo:  te daré 500 soles del canon. Un mensaje bien manejado y sobre todo directo a la necesidad de las poblaciones más olvidadas.

Un efecto que preocupa ante una población que requiere de dinero ya; pero sobre todo que no le cueste trabajo. Que no se vaya al corrupto sino mejor al bolsillo de los más pobres.  “Porque ahora les toca a los más pobres”,  decía Waldo Ríos. Un asistencialismo social que aprendimos con la cuna del Fujimorismo y se ha extendido  hasta la actualidad.

Pero esta era, tendrá la tarea de entregar el dinero constante y sonante, este o no Waldo como presidente regional, porque primero tendrá que pagar su deuda con el Estado peruano de 1 millón de nuevos soles de reparación civil. Sus seguidores aseguran que armaran polladas para hacer efectivo este pago. Pero de no conseguir la meta de solidaridad entonces  juraría en el cargo el candidato a la vicepresidente regional Enrique Vargas Barrenechea, quien, según su hoja de vida, estudió para ser chef.

No se desmerece el trabajo profesional de Vargas Barrenechea, sino lo que se espera es que el discurso no cambie como algunos simpatizantes de Waldo quieren hacer creer  en algunos medios de comunicación al decir: “Nosotros votamos por Waldo que es humilde, no necesitamos los 500 soles, podemos trabajar”.

Se espera que los frutos de la propuesta principal de los 500 soles, que según los Waldistas no generará ningún problema para Ancash puedan llegar a los bolsillos de los más “necesitados” y no se desvié como suele ocurrir, y que no se viva lo mismo cuando Ríos fue Alcalde de Huaraz y se olvido de rebajar la tarifa de agua potable a 2 soles, o simplemente porque nunca fue posible.

Ahora nos toca esperar y ver desenvolverse el plan que logro alcanzar a los 320,740 votos en Ancash, pues  la falta de una verdadera ciudadanía nos hace pasar por estos periodos duros para una región que necesita a gritos un desarrollo no sólo económico sino sostenible socialmente. Una ignorancia a veces ciega e intencional que siempre nos llevara  al mismo circulo vicioso del asistencialismo y a la absurda idea de que todo mejora si nos regalan plata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s